El éxito de Netflix es indiscutible. El servicio de streaming cuenta con más de 75 millones de suscriptores en 190 países y en 2014 facturó U$D 5.5000 millones.

Definitivamente Netflix cuenta con una serie de ventajas competitivas; un mejor servicio, contenido de calidad y procesos ágiles de toma de decisiones son sólo parte del paquete que hace del servicio el más popular a nivel global.

Lo llamativo es que hace quince años que la compañía funciona de esta forma, desempeñándose muy por sobre la media del mercado y superando ampliamente a sus competidores.  ¿Cómo es Reed Hastings capaz de mantener constantemente la vara tan alta? El secreto, no tan secreto evidentemente, es la cultura empresarial. 

Una mirada a la declaración de cultura de Netflix deja en claro cómo se maneja la compañía a la hora de adquirir y mantener el talento.

La cultura de la compañía se centra en siete puntos:

1. Valores

Los valores de una compañía van más allá de lo que dice una web o del cartel que se cuelga en el lobby. La única forma de apreciar los verdaderos valores de una compañía es viendo a cuales de sus empleados recompensan, a quienes premian y de quienes prescinden. Los 9 valores que definen si alguien es contratado (y eventualmente si puede quedarse) en Netflix son los siguientes; Buen Juicio, Comunicación, Impacto, Curiosidad, Innovación, Coraje, Pasión, Honestidad y Altruismo.

2. Desempeño

Netflix funciona bajo la teoría de que lo que crea un gran ambiente de trabajo es tener colegas sobresalientes. Para lograr esto, la compañía se maneja de una forma más parecida a un equipo deportivo de alto rendimiento que a una compañía tradicional.

Las personas responsables de gestionar equipos de trabajo en Netflix deben hacerlo a conciencia; contratando, ascendiendo y despidiendo según desempeño. La idea es generar un ambiente de competición, siempre y cuando este beneficie a la compañía, la competición egoísta no se tolera dentro de la compañía.

Así como el buen desempeño se traduce directamente a aumentos considerables, el mal desempeño puede resultar en pérdida de bonos y hasta del puesto. Esta cultura de primar el desempeño por sobre todo no es para cualquiera, mucha gente no está dispuesta a someterse al escrutinio constante y elige dejar la compañía. Esto contribuye a generar un espacio de personas orientadas hacia metas comunes.

Netflix es un equipo, no una familia.

3. Libertad y Responsabilidad

Las personas a cargo del reclutamiento en Netflix buscan individuos capaces de generar resultados con la mayor libertad posible. Totalmente opuesto a las empresas tradicionales, que a medida que crecen limitan las libertades de sus empleados, Netflix apunta a controlar cada vez menos al talento.

La noción detrás de esto es que si contrataste a la persona adecuada para un puesto no hace falta que la controles constantemente. El tipo de persona que la compañía quiere atraer es capaz de regularse a sí misma y obtener resultados sobresalientes. De esta forma, se crea una cultura en que la creatividad, la flexibilidad y la responsabilidad son los factores clave.

Netflix no controla los horarios ni las vacaciones de sus empleados. Mientras sigan generando resultados y actuando en el mejor interés de la compañía, tienen libertad total sobre cómo manejan sus tiempos.

4. Contexto, no control

Con una estrategia, roles, objetivos y parámetros claros y bien definidos no es necesario controlar al equipo. Los líderes de equipo en Netflix tienen la prioridad de brindar a sus empleados el contexto adecuado para desempeñarse de la mejor forma, en vez de controlar que sigan determinados procesos o trabajen de una forma pre-definida.

Asumiendo que se contrató a la mejor persona para el puesto, ofrecerle contexto en vez de control significa darle espacio para hacer lo que se lo contrató para hacer: obtener resultados.

5. Alineación por una meta en común

Los distintos departamentos de Netflix trabajan con objetivos, límites y parámetros claros. Los departamentos mantienen al mínimo las instancias en las que pueden interferir entre sí. Un equipo confía en que el otro puede hacer las cosas bien y las interacciones inter-departamentales sólo se dan cuando realmente pueden generar valor agregado.

Tener equipos independientes que no se entorpezcan entre sí depende absolutamente de contar con individuos orientados al desempeño, al contexto y a la libertad. La meta es lograr una compañía grande, veloz y flexible.

6. Recompensas Apropiadas

Una empresa que pretende tener a los mejores profesionales del mercado debe estar dispuesta a remunerarlos como tales.

La política de Netflix es que un empleado sobresaliente es mucho más eficiente que dos empleados adecuados. La forma de atraer y mantener empleados sobresalientes es pagarles más de lo que podrían obtener en otro lado. El principal factor a la hora de definir el sueldo de un empleado es el valor de mercado, que luego puede ser estimulado en base a desempeño. La compañía no recompensa a un empleado sólo por su título o su puesto anterior, sino por lo que puede aportar a los objetivos de la misma.

El objetivo es tener a los mejores profesionales y mantenerlos motivados. De esta forma, Netflix apunta a que sus empleados sean del 10% superior del mercado.

7. Crecimiento

Similar a un equipo deportivo, las oportunidades en Netflix son definidas por el talento de una persona. La idea es recompensar a aquellos que son “super-estrellas” en sus puestos actuales y que representan de forma fidedigna los valores de la compañía.

La apuesta de Netflix es desarrollar su personal rodéandolo de colegas sobresalientes y ofreciendo el contexto adecuado y, cuando el momento es el correcto, ofrecerle la oportunidad de seguir creciendo.

Si bien estos valores son gran parte de por qué la compañía logró tan buenos resultados a nivel global, trabajar en Netflix no es para cualquiera. La cultura de la compañía garantiza un ambiente de trabajo ágil, exigente y flexible pero en el que no todos se sentirían cómodos. Más que a una compañía tradicional, esto parece un punto medio entre la forma en que se maneja una start-up; primando la flexibilidad y los resultados, y un equipo deportivo de alto rendimiento; orientado al desempeño y a generar oportunidades.

Fuente de imagen.

 

 

 

 

Compartir