Hace unos años, la startup china Xiaomi logró lo que hasta el momento parecía imposible; superó a Apple como la 1° marca de smartphones en China. Una estrategia ultra-competitiva le permitió generar un posicionamiento firme en un mercado dinámico donde los heavy players siempre tienen una pronunciada ventaja.

Una valuación de U$D45.000 millones en 2014 ayudó a la compañía a cementar su posición competitiva en el mercado y sus proyecciones a futuro anticipaban un crecimiento aún mayor. El amesetamiento del consumo en China sumado a la aparición de nuevos competidores como Huawei fueron algunos de los factores que significaron un volumen de ventas 30 millones de unidades menor al pronosticado por Xiaomi.

Recientemente se reveló cuál será la estrategia de Xiaomi para revertir esta tendencia y volver a afianzar su posición al frente del mercado; una apuesta multi-millonaria al Internet of Things.

El Mi Purifier es uno de los nuevos productos de Xiaomi
El Mi Purifier es uno de los nuevos productos de Xiaomi

Además de expandir su gama de productos la compañía apunta a dos objetivos; ganar nuevos canales comerciales y diferenciarse de sus principales competidores.

A sus ya existentes líneas de smartphones, tablets, sistemas de audio, televisiones y electrodomésticos, Xiaomi sumó productos como sistemas de aire acondicionado, purificadores de agua, sistemas de seguridad para el hogar, iluminación y hasta bicicletas inteligentes. El objetivo a mediano plazo es que todas y cada una de estas líneas de producto- bajo la marca Mi- tengan algún tipo de integración con IoT y se asocien a los smartphones de la compañía.

Xiaomi se convirtió en una especie de aceleradora en este sentido. La compañía seleccionó más de 55 compañías para invertir, darles acceso a fondos y a la cadena de distribución y proveedores, además de mentoreo en diseño de producto. De esta forma expandió casi exponencialmente su alcance y las posibles integraciones de su línea de productos.

mi band
La Mi Band es uno de los wearables más populares en todo el mundo.

La línea de productos Mi ya demostró ser capaz de sostener unidades de negocio exitosas; luego de un crecimiento de 260% en el último cuatrimestre de 2015, los wearables de Xiaomi están en tercer lugar a nivel global, luego de Apple y Fitbit.

Luego de asegurarse una porción del mercado como “el competidor chino del iPhoneXiaomi apunta a seguir expandiéndose a cada vez más segmentos y a diferenciarse por su desarrollo en Internet of Things.

Una vez cementada su posición en el mercado chino, es bastante realista pensar en un eventual desembarco ultra-competitivo de Xiaomi en occidente. Hasta el momento su posición es casi periférica, pero el día de mañana podría ser una verdadera amenaza a los pesos pesados del Internet of Things.

Compartir
Head of Content @ Red Innova