Desde su lanzamiento en 2011 el crecimiento de Snapchat fue practicamente exponencial. Al día de hoy cuenta con 110 millones de usuarios diarios, más del 65% de los cuales generan contenido por lo menos una vez al día. Según la compañía se ven más de 10.000 millones de videos cada día dentro de la aplicación.

Según un estudio publicado por Edison Research Snapchat  es la segunda red social más popular en los Estados Unidos por detrás de Facebook. Este número se sostiene en la cantidad de usuarios que la utilizan con cierta regularidad, cantidad de personas que conocen sobre la plataforma y la periodicidad con la que los usuarios utilizan la aplicación.

Hace unos días, la junta de directivos de la compañía realizó esta declaración jurada frente a la SEC (la Comisión de Seguridad e Intercambios de Estados Unidos) donde afirman que la aplicación cerró una Serie F en la que recibió U$D 1.800 millones de 157 inversores. La valuación real de Snapchat es un secreto bien guardado, si bien diversas fuentes ponen el número en una región que oscila entre los U$D15.000 y U$D22.000 millones no hay forma de definir su valor real.

El punto clave en el debate sobre Snapchat es la monetización. Según un deck para inversores obtenido por TechCrunch la plataforma recaudó U$D59 millones en 2015 -vale la pena remarcar que la plataforma no realizó esfuerzos activos de monetización hasta los últimos meses de 2015- y las ganancias proyectadas para 2016 están entre los U$D250 y U$D350 millones y entre U$D500 y U$D1.000 millones para 2017.

Si bien estos números ayudan a orientar un poco y nos ayudan a ponerle un número al “fenómeno Snapchat” hay un caveat importante a remarcar: las cifras fueron recolectadas antes de que la plataforma se dedicara de forma activa a monetizar los espacios de publicidad, los geofilters y la sección Discover. Además, desde ese entonces la aplicación tuvo una evolución considerable en sus prestaciones y en la forma en que le permite a sus usuarios intervenir y personalizar el contenido que realizan. Por este motivo la base de usuarios y la tasa de interacción de la que hablamos al principio de este artículo podrían seguir creciendo.

Las cifras que manejamos al momento son tentativas y no brindan los fundamentos para argumentar que Snapchat es una bala de plata apuntada al corazón de las redes sociales tradicionales, pero los números marcan una tendencia de crecimiento que condice con la de fuentes a lo largo de todo el mundo y todas apuntan en una misma dirección: Snapchat parece haber encontrado la fórmula ideal para crear un medio con el que los usuarios quieren interactuar y una plataforma en que los inversores están dispuestos a apostar.

Fuente de imagen.