Codecademy es un servicio online que ofrece a sus usuarios la posibilidad de aprender a programar con una plataforma interactiva, simple y gratuita. El servicio cuenta con más de 16 millones de usuarios registrados y quiere seguir creciendo: esta semana anunció que cerró una ronda C de inversiones con una recaudación de U$D30 millones.

El inversor principal en esta ronda es Naspers, una empresa de medios y entretenimiento con base en Sudáfrica que demuestra un interés marcado en startups de este tipo; previamente invirtió U$D60 millones en Udemy y U$D15 millones en Brainly.

Con esta última ronda, Codecademy lleva recaudados alrededor de U$D40 millones y se acerca a la próxima etapa de su plan de negocios; definir un modelo de monetización.

codecademy2

Al momento el servicio es freemium, los usuarios pueden acceder de forma gratuita a la mayoría de los servicios y pueden optar por pagar un fee mensual para acceder a una versión pro del mismo. A largo plazo la idea es expandir las posibilidades de la plataforma. Contenido adicional, mentoreo personalizado y hasta una bolsa de trabajo son sólo algunos de los potenciales formatos pagos en el futuro de Codecademy.

La compañía se encuentra en una posición ideal para competir; tiene una plataforma sólida y el capital necesario para hacerla crecer. Pero el factor definitivo que augura un crecimiento exponencial para Codecademy y otros startups de este tipo es que apunta a una verdadera brecha en el mercado; hoy en día las herramientas informáticas que pide el mercado están muy lejos de los profesionales disponibles -hay más oportunidades laborales para desarrolladores que desarrolladores disponibles- y el sistema educativo no está proveyendo estas herramientas -son muy pocas las escuelas y universidades que ofrecen programas eficientes y profesionales de capacitación en esta disciplina.

Saber codear se convirtió en una de las herramientas más solicitadas en el mercado laboral y, si bien vimos un marcado crecimiento en años anteriores, todavía falta gente que sepa hacerlo. Si estás buscando trabajo o querés seguir perfeccionándote como profesional, aprender a codear no es una mala idea.