En 2006 Elon Musk– Fundador y CEO de Tesla Motors- publicó la primer etapa de su plan maestro para facilitar la transición de una economía centrada en los combustibles fósiles hacia una economía solar.

De forma resumida, el plan original constaba de cuatro pasos:

1. Crear un auto eléctrico con un precio alto y un volumen de ventas bajo

2. Utilizar ese auto para financiar la producción de un auto de volumen medio a un precio más accesible

3. Aprovechar las ventas de este segundo vehículo para crear un auto accesible y de alto volumen de ventas.

4. Brindar energía solar como alternativa viable

Todas las acciones de Tesla desde entonces representaron las distintas iteraciones de este plan. Desde el Tesla Roadster, pasando por los modelos S y X hasta el Tesla Model 3 que se empieza a entregar en 2017. Los primeros tres objetivos del plan maestro fueron superados con creces.

Sobre el punto 4 Musk escribió este posteo en su blog en el que enuncia la segunda parte de su plan maestro y su visión para finalmente reemplazar a los combustibles fósiles con energías renovables. Los puntos clave del Master Plan, part deux son los siguientes:

tesla powerwallIntegrar la generación y el almacenaje de energía

Con el objetivo de crear paneles solares con baterías integradas que resulten estéticos y realmente funcionales es que Tesla comenzó el proceso de adquirir SolarCity – una compañía (también dirigida por Musk) que brinda energía solar a millones de hogares en los Estados Unidos. La tecnología de SolarCity sumada al desarrollo de Powerwall, una batería que genera y almacena electricidad para el hogar utilizando energía solar, dan una idea bastante clara del camino a seguir por Tesla de cara a este objetivo.

El plan apunta a que cada usuario se convierta en su propio proveedor de energía, con un sistema eficiente de paneles solares y baterías que les permita almacenar y redistribuir la electricidad generada. En teoría una casa promedio debería poder generar suficiente electricidad para funcionar por sí sola y hasta con un superávit energético que podría ser aprovechado para otros fines.

teslamodel3

Expandirse para cubrir los principales medios de transporte terrestre

Además del Model 3, Tesla planea incorporar dos nuevos vehículos a su cartera de productos; un Utilitario Deportivo Compacto y un “nuevo tipo de Pick-up”. De esta forma estaría cubriendo virtualmente la totalidad del mercado para consumidores.

Con el mercado cubierto el plan es enfocarse en optimizar el diseño de las máquinas que producen los autos, haciendo así de la fábrica un producto en sí mismo. El desafío en ese punto será escalar la producción y bajar los costos para maximizar el volumen de venta y la accesibilidad a los vehículos.

La otra parte del objetivo es introducir dos nuevos tipos de vehículos eléctricos; para transporte de alta densidad de pasajeros y camiones para tareas pesadas. Ambos se encuentran en pleno desarrollo en los laboratorios de Tesla y desde la compañía predicen que serán anunciados antes de 2018. Contar con un nuevo tipo de camiones y autobuses sustentables significaría un impacto enorme en la huella de carbono de los grandes centros urbanos y un alivio para la economía.

teslaautopilotAutonomía

La segunda parte del plan maestro toca sobre un debate polémico en torno a la conducción autónoma. En el mismo Musk plantea un futuro donde todos los vehículos de Tesla tendrán autonomía aún en casos de defectos técnicos: que el autopiloto siga funcionando sin importar qué componentes del auto fallen.

Las barreras de la conducción autónoma en este momento son de desarrollo; la tecnología sigue siendo validada y se vuelve más confiable a medida que se recopilan más datos y se elabora sobre el software. Y de legislación; aún cuando se pruebe que la conducción autónoma es exponencialmente más segura que la humana los entes reguladores tendrán una demora bastante pronunciada en incorporar el avance.

La etiqueta de beta que acompaña a la conducción autónoma de Tesla no es usada en el sentido tradicional de la palabra sino que es para minimizar la complacencia y destacar que la tecnología sigue mejorando constantemente. Dejará de llamarse beta cuando la conducción autónoma sea aproximadamente 10 veces más segura que la humana.

Colaboración

Una vez que la conducción autónoma sea totalmente aprobada por los entes reguladores la idea de Tesla es habilitar la función de summon: la posibilidad de llamar un vehículo remotamente a través de una aplicación y que el mismo llegue de forma autónoma.

A su vez se plantea la creación de una flota de vehículos autónomos que queden a disposición de cualquier usuario para ser utilizados -Como una especie de Uber autónomo y generen un ingreso extra para el dueño del vehículo cuando este no lo esté utilizando. Teniendo en cuenta que un automóvil promedio pasa el 95% de su vida útil estacionado, esto significaría una mejora importante en cuanto a vialidad y sustentabilidad.

Teniendo en cuenta los resultados del primero, podemos asegurar que la segunda versión del plan maestro definitivamente es ambicioso y de completarse aunque sea parcialmente implicaría un impacto real en la lucha contra el cambio climático.

El plan completo está disponible en este enlace.