El Ice bucket Challenge fue una de las campañas virales más exitosas de los últimos años. La campaña comenzó en 2014 y tenía el objetivo de concientizar al público sobre la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA, ALS en inglés). 

Esta semana un equipo de investigadores logró un avance en la búsqueda de la cura para la ELA gracias a los fondos que les brindó la campaña.

Los participantes del “desafío” debían vaciar un balde de agua helada sobre su cabeza y nominar a otras personas a hacer lo mismo. Las personas nominadas podían aceptar el desafío o rechazarlo y donar a la ALS Association, una organización dedicada a la investigación sobre las causas y potenciales tratamientos para la enfermedad.

La campaña fue un éxito absoluto; se subieron más de 2.4 millones de videos con la etiqueta Ice Bucket Challenge a Facebook y en total se recaudó un total de U$D220 millones para la causa.

La repercusión fue enorme tanto en redes sociales como medios masivos; cientos de celebridades, políticos y figuras públicas se sumaron al desafío y maximizaron la difusión de la causa. Figuras de la talla de Bill Gates, Bill Clinton y Justin Bieber participaron y donaron a la fundación.

Bill Gates participó del desafío además de realizar una donación a la causa. Foto: Forbes
Bill Gates participó del desafío además de realizar una donación a la causa. Foto: Forbes

Además de las donaciones, la campaña fue clave para darle visibilidad a una condición sobre la que la vasta mayoría de la población no sabía nada hasta el momento.

Pero el logro más importante de la campaña no llegó hasta dos años después; esta semana un equipo de científicos de la University of Massachusetts Medical School anunciaron el descubrimiento del principal elemento genético causante de la ELA. 

El equipo responsable se llama Project MinE, consiste de 80 investigadores de 11 países y funciona gracias al subsidio de un millón de dolares que le fueron otorgados por la ALS Association a través de la recaudación del Ice Bucket Challenge. El comunicado oficial.

El descubrimiento del gen es un paso enorme en el camino hacia encontrar la cura, ahora los investigadores saben más sobre cómo funciona la condición y tienen la información necesaria para diseñar un modelo de enfermedad que les permitirá idear el mejor camino para crear una vacuna.

El Ice Bucket Challenge recibió críticas en su momento por convertirse en un simple viral y no sumar nada a la causa que supuestamente quería ayudar. Dos años después quedó comprobado que lo que comenzó como un meme terminó dando resultados.