De la misma forma en que Google no pudo con BaiduAmazon con AlibabaUber decidió cortar sus pérdidas y dejar de competir con Didi Chuxing.

Este caso es uno más en la historia de compañías tecnológicas occidentales que no pueden terminar de afianzarse en China. El blindaje estatal -sumado a un 90% de market share- le dió al gigante local una posición firme en un mercado que Uber nunca llegó a penetrar del todo. Luego de dos años de operaciones con un gasto cercano a los U$D2.000 Uber China será adquirido por Didi Chuxing.

Con este nuevo arreglo, los accionistas de Uber China adquieren un 20% de participación en Didi Chuxing a cambio de una inversión cercana a los U$D1.000 millones en el esquema global de Uber. 

Esta fusión es una buena noticia para ambas partes; aún con la ventaja competitiva los especialistas calculan que gran parte de los márgenes de Didi se perdieron en la guerra de precios que las compañías venían librando hace dos años.

Si bien Uber China seguirá operando de forma independiente, la aplicación y todos sus bienes operativos pasan a ser propiedad del conglomerado chino, permitiéndole a Uber dedicar recursos a sus esfuerzos en otras partes del mundo.

Por su parte, adquirir la marca y las operaciones de Uber China dejarían a Didi Chuxing en un valuación cercana a los U$D35.000 millones en un mercado sin un competidor directo fuerte. La realidad es que más que una fusión este acuerdo parece ser una bandera blanca por parte de Uber frente a la realización de que su negocio no está afianzado en China.

Más allá del plano corporativo los principales afectados por esta fusión serán los conductores; la guerra de precios entre ambas compañías generó una ola de beneficios e incentivos que los beneficiaba y esta tregua podría significar la vuelta a la normalidad del mercado.

Además, esta adquisición se suma a las de Ola en India y Grab en el Sudeste Asiático,  sin mencionar a la inversión de más de U$D100 millones en Lyft (el principal competidor de Uber en Estados Unidos), lo que posiciona a Didi para competir con Uber a escala global, más allá de China.

En un principio parecía que Uber tenía una posición casi blindada como líder global de su segmento pero el crecimiento de Didi Chuxing en ciertos mercados clave podría poner en jaque esta posición.