Facebook confirmó que hará que el código HTML de los avisos en su plataforma sean indistinguibles del contenido orgánico para sortear los filtros de los ad-blockers.

Aproximadamente uno de cada cinco usuarios utiliza un servicio o aplicación para evitar los anuncios al navegar por internet. Al tanto de esta situación, Facebook tomó medidas para asegurarse que ese 20% de usuarios no pueda escaparse de los avisos publicitarios dentro de la plataforma.

En una maniobra que un directivo de Ad-block Plus calificó como “absolutamente anti-usuario”Facebook ahora ofrecerá al público la posibilidad de filtrar los avisos con los que entra en contacto por empresa, industria, producto y una serie de filtros pre-definidos.

Según la compañía la idea de esta actualización es “ayudar a los usuarios a personalizar su experiencia”, pero hay quienes podrían argumentar que es para no perderse los ingresos de publicidad.

La otra cara de la moneda es el hecho de que Facebook decidiera tomar medidas para limitar el accionar de los ad-blockers indica que éstos se volvieron un factor influyente en la experiencia del usuario.

Este conflicto no es algo nuevo; la tensión entre aquellos que disponen de los anuncios y quienes creen que evitarlos es un derecho del usuario radica desde los inicios del internet comercial.

Pero resulta inevitable notar el incremento en la cantidad de usuarios que decidieron recurrir a un servicio de este tipo. Hace unos años menos del 3% lo hacían y hoy en día la cifra supera el 20%. Este crecimiento casi exponencial podría tomarse como un síntoma de lo invasivos que se volvieron los avisos en internet y cómo los usuarios están empezando a evitarlos.