Priscilla Chan y Mark Zuckerberg son una de las parejas más influyentes en el mundo de la tecnología. Juntos lideran una organización llamada Chan Zuckerberg Initiative (CZI) para la cual la pareja donó el 99% de sus acciones de Facebook (por un valor aproximado que supera los U$D45.000 millones) y tiene el objetivo de desarrollar el potencial y la igualdad de la humanidad.

El fondo será dedicado a desarrollar nuevas herramientas para la comunidad científica y a promover la cooperación de expertos de todo el mundo con el fin de erradicar las enfermedades. Cuenta con U$D3.000 millones de dólares a ser invertidos a lo largo de 10 años, el primer paso será una inversión de U$D600 millones en Biohub, un centro de investigación donde científicos e ingenieros de Stanford, Berkeley, y UCSF comenzarán a trabajar en estas nuevas soluciones.

Chan, una reconocida pediatra con amplia trayectoria en proyectos filantrópicos, planteó la necesidad de este tipo de iniciativas; actualmente los Estados Unidos dedican 50 veces más recursos a tratar personas enfermas que a combatir las causas de dichas enfermedades.

Tras exponer los principales desafíos del sistema de salud a nivel mundial y un análisis en profundidad de las enfermedades más peligrosas, Zuckerberg explicó que el objetivo de CZI es haber erradicado las principales enfermedades para el año 2100.

chanzuck

Además de instar a la cooperación de la comunidad científica, Zuckerberg denunció la necesidad de cambiar la forma en que se abordan estas problemáticas. Su objetivo es migrar hacia una visión a largo plazo con una perspectiva más integral del problema y un enfoque más apoyado en la ingeniería y la tecnología.

Así como la viruela y el polio fueron erradicados y se realizaron avances trascendentales en quimioterapia y tratamientos de diabetes y antibióticos, el cáncer, las condiciones cardíacas y neurológicas pueden ser combatidas con un compromiso sólido y una cooperación transparente entre todas las partes involucradas.

Para lograr su objetivo, el proyecto de CZI cuenta con tres etapas:

  1. Acercar a científicos e ingenieros para que puedan colaborar entre sí
  2. Desarrollar y construir las herramientas y tecnologías necesarias
  3. Potenciar el movimiento para que se financien las ciencias

Según contó la pareja la idea de esta iniciativa surgió tras el nacimiento de su hija. La premisa fundamental es de aprovechar la oportunidad y hacer del mundo un lugar mejor para las generaciones futuras.