2016 fue un año de transformación para Google. Bajo el paraguas de Alphabet, la compañía atravesó una re-estructuración interna con objetivo de modernizar el enfoque de una de las organizaciones más icónicas del mundo.

Históricamente Google fue un buscador. Aún después de adquirir Android, el sistema operativo más utilizado del mundo, y Youtube, la plataforma de contenido más popular a nivel global.  Las últimas acciones estratégicas de la compañía orientan hacia un futuro en que Google trascienda su definición tradicional y se oriente hacia un enfoque que brinde soluciones más integrales a sus usuarios.

Con las aristas de productividad y software cubiertas, hay una última frontera que Alphabet tiene que atravesar para convertirse en una verdadera plataforma 360°: el hardware.

Para lograrlo, Google tiene tres grandes lanzamientos previstos para los próximos meses:

Pixel: el primer teléfono diseñado y producido por la compañía. Google cuenta con experiencia en smartphones tras el experimento de Nexus, pensado para marcar la tendencia y demostrar el potencial de Android como sistema operativo. Con el éxito de ese experimento, el próximo paso es competir con AppleSamsung, los principales proveedores de hardware del mundo.

Aquí es donde Pixel tiene la vara más alta: la presión de competir con dos gigantes de esta talla se suma a la expectativa que los usuarios ponen sobre un teléfono desarrollado por Google.

alphabet2Daydream View: si bien la compañía ya cuenta con un producto low-end para realidad virtual, Daydream View apuesta a expandir sobre el éxito de Cardboard. Con un precio de entrada relativamente bajo, una plataforma intuitiva y un hardware simple, tiene el objetivo de lograr que la realidad virtual con todas sus prestaciones esté al alcance de todos los consumidores como tecnología exponencial, más allá de la novedad o el gadget.

alphabet3Google Home: Alexa Siri tienen un pie adentro del mercado de los asistentes inteligentes pero ninguno termina de dominar el mercado. Ambos productos son prometedores pero incompletos; no terminan de ofrecer al usuario una solución realmente útil que los posicione como game-changers.

Google Home es la cara de algo más grande llamado Google Assistant, un asistente inteligente basado en la enorme base de datos y poder de cómputo con el que cuenta Google.

Durante años Google se baso en la implementación de Android sobre el hardware de otras compañías, con resultados lejos de aceptables en muchos casos. Sobre esa lección es que nace este nuevo rumbo para el futuro de la organización; un software perfecto no sirve de nada si no funciona sobre un hardware que le haga justicia.