Cada año ocho millones de toneladas de plásticos terminan en ríos, mares y océanos. Parte del mismo pasa a formar la gran mancha de basura del pacífico, una zona del océano cubierta de desechos marinos en el centro del océano Pacífico Norte, localizada entre las coordenadas 135° a 155°O y 55° a 79°N. Se estima que tiene un tamaño de 1.400.000 km.

A diferencia de los desechos biodegradables, los plásticos fotodegradables se desintegran en pedazos más pequeños, aunque permanecen siendo polímeros. Este proceso continúa hasta llegar a nivel molecular. Como los desechos plásticos flotantes fotodegradables se convierten en trozos más pequeños cada vez, se concentran en la parte superior hasta que se desintegran, y el plástico, al final, llega a ser de un tamaño tan pequeño que puede ser comido por los organismos marinos que viven cerca de la superficie del océano. Por lo tanto, los residuos de basura entran por completo en la cadena alimenticia. Se estima que para el año 2050 habrá más plástico que peces en el océano.

La alternativa ecológica al plástico es el bioplástico; además de reducir considerablemente la presencia de productos descartables de origen petroquímico, nos permite mejorar la gestión de residuos orgánicos. Lo que permite que pueda biodegradarse y compostarse en 90 días es su composición a base de almidón de maíz y aceites vegetales; los microorganismos van a alimentarse de la bolsa convirtiéndola en sustancias fácilmente asimilables por la naturaleza: agua, dióxido de carbono y biomasa.

Red Innova entrevistó a Maximiliano Baranoff de Mamaland Bioplásticos; a continuación lo más destacado:

¿Cuáles son la principales ventajas del uso de bolsas de bioplástico?

Más allá que el uso indiscriminado de bolsas plásticas generan graves problemas ambientales en suelo y desagües, es fundamental la participación de bioplásticos para la mejora en la gestión de residuos orgánicos, evitando que terminen en relleno sanitario, que además de conllevar un costo, allí estos residuos producen gas metano, uno de los responsables del calentamiento global. Nuestra misión proporcionar las herramientas para que se composte en el hogar y en los centros de compostaje, como ya lo están haciendo en varios municipios del país con quienes tenemos el placer de poder colaborar.

¿Dónde se produce la materia prima y el producto final?

El desarrollo de la molécula, que da origen al pellet de bioplástico, se lleva a cabo en el extranjero, en unos pocos países desarrollados. Si bien el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) está llevando adelante pruebas, que se llegue a una escala comercial industrial va a llevar algunos años; por lo que nuestro objetivo en el corto plazo es desarrollar el mercado fabricando productos de un sólo uso y concientizando a los usuarios a través de mensajes en los mismos productos. En cuanto al proceso de fabricación del producto final, se produce localmente y se utilizan las mismas maquinarias que en la fabricación de bolsas de polietileno, con la ventaja de que consume un 40% menos de energía en el proceso de fabricación.

¿El uso de bioplástico tiene alguna consecuencia negativa?

Si bien una de las mayores críticas hacia el bioplástico es que compite con el alimento, hace décadas que el almidón se utiliza en diversas industrias: adhesivos, cosméticos (polvo para la cara y talco), detergentes, medicina (como sustituto del plasma), papel y cartón (como enlaces y/o cubierta), entre otros. El almidón industrial proveniente de tierras improductivas y no dedicadas a cultivos alimenticios, luego empleado en la fabricación de bioplástico no afecta el consumo mundial de alimentos, ni siquiera planteando un posible escenario futuro donde se reemplace en su totalidad la plaza de bolsas descartables del mercado. Actualmente el laboratorio que fabrica la materia prima que utilizamos utiliza cerca del 0,05% del almidón de maíz de su territorio nacional; cultiva alrededor de 500 hectáreas sobre un total de 1.100.000 hectáreas de la producción nacional.

Te dejamos un video para comprender la magnitud del problema y algunos consejos para que cada uno pueda aportar a la solución.